Sabías que…

Sabías que…

En el mundo del vino nada está escrito, pero existen dos maneras de tratar el tema del acompañamiento de comidas con vinos.
La primera es escoger las combinaciones eternamente comprobadas, como ostras con champán o vino espumante; langosta con un mantecoso Chardonnay; o un exuberante pastel de chocolate con un Cabernet Sauvignon. La otra opción es explorar las posibilidades con tu acompañante y lanzarse a la aventura, utilizando las siguientes pautas generales para encontrar la combinación perfecta:

1. Escoge vinos de cuerpo ligero para acompañar comida mas livianas, y vinos con más cuerpo para acompañar platillos más sabrosos y abundantes. Ten en cuenta la manera en que se prepara el platillo y el tipo de salsa o especia utilizada. Por ejemplo un Pinot Noir funciona fantásticamente bien con el pescado. De lo contrario, un vino con más cuerpo y más pesado como el Cabernet Sauvignon dominará a un platillo liviano y delicado. De manera similar, a un vino de estilo más liviano como el Pinot Grigio ni siquiera lo registrarás en tu paladar si lo bebes con un jugoso filet mignon a la parrilla, con champiñones portobello. Para eso, bebe agua.

2. Ten en cuenta la geografía. Históricamente, en todo el mundo, el vino se elaboraba para que combinara con la comida clásica de la región. Las pastas con salsa roja acompañadas con el Chianti Clásico de Italia y los mariscos acompañados con el Chablis de Francia son sólo dos ejemplos que ofrecen una estrategia simple para reducir la lista de vinos. Si estás comiendo en un restaurante italiano, enfócate en los vinos italianos, dado que existe una gran posibilidad de que encuentres una buena combinación para tu cena italiana. La misma estrategia se aplica a la comida francesa, española, o a un restaurante que se especializa en la cocina californiana. En estos casos, escoge un vino francés, español, o californiano, respectivamente.

3. Por cada acción de comida, existe una reacción de vino. Cuando bebes vino sólo, sabe de una manera, pero cuando lo bebes con comida, el vino sabe diferente. Esto sucede porque el vino es como una especia. Los elementos del vino interactúan con la comida para brindar una sensación de sabor diferente, como las siguientes reacciones básicas:

Las Comidas Dulces -como la salsa de tomate italiana, el teriyaki japonés, y los glaseados de mostaza dulce- hacen que el vino parezca más seco que lo que realmente es. Por lo tanto, prueba un vino ligeramente dulce para equilibrar el sabor (Chenin Blanc, Zinfandel Blanco, Riesling).

Las Comidas Muy Ácidas -como las ensaladas condimentadas con vinagre balsámico, la salsa de soja, o el pescado servido con unas gotas de limón- combinan con vinos muy ácidos (Sauvignon Blanc, Pinot Grigio, Pinot Noir). El Zinfandel Blanco, aunque no es tan ácido, puede brindar un hermoso contraste a las comidas muy ácidas.

Las Comidas Amargas y Astringentes -como una ensalada de hojas verdes amargas, aceitunas kalamata griegas y carnes a la plancha- acentúan el carácter amargo del vino, por lo que debes complementarlas con un vino frutal de mucho sabor (Chardonnay, Cabernet Sauvignon, Merlot). Los tintos con mucho tanino (como muchos Zinfandel tintos, y vinos Shiraz o Syrah) combinan mejor con el clásico bistec o con chuletas de cordero a la parrilla, dado que la grasa en la carne reduce el tanino (amargura) del vino.

Las Comidas Exóticas -las cuales cubren el amplio espectro de sabores y fusiones, desde tailandés a hindú, y de sushi a tapas españolas- vienen con su entorno de exóticas especias. Éstas pueden combinarse mejor con varietales más exóticos, tale como el Viognier, el Gewürztraminer, y el Torrontés -todos blancos-, como así también el Malbec, el Tempranillo, y el Pinotage -todos tintos-, y algunas inusuales y sabrosas que pueden ser tanto de tinto como de blanco.

A tu salud!!

Fuente: http://archivo.univision.com/content/content.jhtml?cid=973332

Anuncios

3 comentarios en “Sabías que…

  1. Madre mía, con lo rico que esta y todo lo que hay que saber para elegir bien, tendré que tener a mano esta información para la próxima cena con invitados, aunque depende de como y con quien llega un punto en algunas cenas que da igual el vino que saques se lo beben todo, por lo menos mis amigos jajaj… Besos. 😉

  2. Hola Laura, la verdad es que yo tampoco controlo mucho lo de los vinos, pero poco a poco vamos aprendiendo…jajajajja…es que ese tema se lo dejo a mi marido…pero sí hay que saber qué comidas van mejor con los vinos…

    Besos..

  3. Hola guapisima, estos posts que haces me parecen estupendos! Sobretodo para gente como yo, que nunca sé que vino poner! Sabes a cual recurro siempre? Al Lambrusco!! Mis invitados están hartos! Cuando tenga qué escoger un vino para mis comidas, te prometo que me pasaré por tu blog a ver que recomendaste 🙂 También, existe otro blog amigo: Cocinando con Dimanse, que hizo una entrada como la tuya y me fasciné con la cantidad de vinos qué hay según la comida que hagas!

    Un beso y gracias por estas entradas tan interesantes!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s